junio 13th, 2018 - Jose Mirt

¿Cómo me preparo para una ronda de inversión?

Tienes tu startup y ya superó con éxito la fase de incubación, necesitas inyectarle recursos para hacerla crecer, con una ronda de inversión puedes conseguir los recursos necesarios, tu sabes lo valioso e importante que es tu emprendimiento y en este post te explicaremos cómo prepararte adecuadamente para ella.

¿Qué es una ronda de inversión?

Una ronda de inversión, es un proceso que consiste en que tu empresa busca captar nuevo capital de inversores. En este, nuevos socios que adquieren una parte del capital social de la empresa y, por tanto, parte del control. Esto no implica un incremento del pasivo exigible dentro del balance de la compañía, pero evidentemente los inversores, exigirán un cierto retorno por su inversión.

Este proceso resulta de gran utilidad para obtener financiación para la constitución formal de tu empresa, cuando éstas a punto de hacer el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, al momento de expandirse y buscar nuevos mercados, entre otros.

¿Cómo debo prepararme para una ronda de inversión?

Uno de los puntos más olvidados al momento de prepararnos para una ronda de inversión es tener el recurso humano adecuado para nuestro emprendimiento, para un inversor es de suma importancia ver que cuentas con un equipo de profesionales y expertos que puedan desarrollar tu idea y convertirla en un negocio, escalable y que tenga capacidad de proyectarse por sí mismo, este equipo debe estar obviamente comprometido con tu startup.

Otro de los pasos iniciales es conocer el valor de tu startup, ya en otro post te hablamos sobre los criterios que usan los inversionistas para está valoración. Lo primordial es evitar la sobrevaloración ya que es contraproducente.

Evalúa cuánto tiempo dispones, una ronda de inversión no es algo instantáneo, se puede tomar como mínimo tres meses, si tienes una urgencia de recursos, probablemente está no sea una opción de financiación para tu emprendimiento. El mejor momento para hacer este proceso es cuando menos lo necesitas, esto te va a permitir tomarte el tiempo necesario para evaluar a los posibles inversores y destinar sus recursos a generar mayor valor de tu startup.

Evita los cambios o variaciones de tu producto o servicio, para Sergio Delgado  “El emprendedor tiene que estar concentrado en tener la mejor solución posible, en que su producto o servicio se destaquen por lo que es y evitar distracciones” todo esto con la finalidad de dar la mayor estabilidad a tu startup y evitar contratiempos posteriores.

Evita tener grandes deudas, los inversores saben que todos los emprendimientos pueden y deben tener deudas, lo importante es que estas no afecten la operatividad de tu startup.

Utiliza una métrica correcta, debes evidenciar a tus inversores por qué deben invertir en tu startup. Utiliza el método adecuado para medir el rendimiento de tu startup, no te confíes en las métricas vanidosas que solo vienen a completar datos estadísticos innecesarios o indeseables.

Ya estamos listos: ¿qué debo hacer para ganarme a los inversores?

Lo principal es generar confianza y demostrar que tu startup tiene una ruta definida, que tu producto o servicio va a servir para resolver problemas de un grupo específico de usuarios.

Si bien las cifras llamativas son importantes, es más probable que una conexión emocional atraiga a los inversores, por lo tanto inicia tu presentación con una historia cautivante para captar a los oyentes antes de contar los hechos relacionados a tu emprendimiento.

Por lo antes mencionado, es necesario preparar y pulir una estrategia adecuada de comunicación que te facilite vincularte con tus futuros inversores e interesados. Esto con el fin de evitar inseguridades que ahuyentaran a quienes estén busquen participar en tu startup.

Muestre a los inversores lo necesario que es tu producto o servicio, que tus clientes se pregunten cómo pudieron vivir previamente sin lo que tu ofreces, tener clientes satisfechos, incluso si está en versión de prueba o beta, es importante. Los inversores sentirán más confianza y se les hará más difícil negar su inversión si ven que hay clientes reales que demuestran que tu startup cumple con lo que estás ofreciendo.

Demuestra que tu startup es autosuficiente y que no depende de otros equipos, confiar en proveedores o equipos externos agrega otra capa de complejidad y aumenta la posibilidad de falla. Siempre que sea posible, mantén el desarrollo técnico con tu equipo, y asegurate que tenga la experiencia y capacidad para hacerlo.

¿Qué son las cláusulas y por qué me interesan?

Las cláusulas son los acuerdos o pactos en los que tú empresa y el inversionista establecen condiciones que permitan garantizar un sano desarrollo de la startup.

Hay distintos tipos de ellas y puedes establecer las que consideres necesarias, eso sí debes tener en cuenta que dependiendo de ellas vas a conseguir más o menos inversores en la ronda de inversión, y más importante aún, puedes garantizar o perder derechos como socio. Los principales tipos son:

  • Cláusula de permanencia. Muchos inversores buscan este tipo de acuerdos, donde deciden invertir en tu startup a cambio que tú y tu equipo continúen trabajando en la startup por un tiempo determinado. En estos casos es recomendable no que no pasen de los dos años y medio y que tengas una Cláusula de Escape que les permita tener un trabajo adicional en caso de llevar cierto tiempo sin cobrar
  • Cláusula de Arrastre o Drag along. Este tipo de acuerdo busca proteger a los socios mayoritarios, en esta se puede determinar a qué socios se les concede el derecho de obligar a los otros a vender cuando él decida hacerlo. Los inversores suelen pedir esta cláusula y están en su derecho pero no en cualquier condición ni con un 1%.
  • Cláusula de acompañamiento o Tag along. En este caso se busca proteger a los socios minoritarios. Este derecho permite a un socio a vender sus acciones a cualquier otro socio que manifieste su voluntad de vender las suyas, en idénticas condiciones. Con esto se busca evitar que un socio minoritario quede solo en una sociedad controlada por nuevos socios.
  • Liquidación preferente. Este tipo de cláusula son las más polémicas, garantizan a un socio el derecho de recuperar el total o parte de su inversión en caso de que la sociedad se venda.

Conseguí la inversión: ¿que viene luego?

Busca aprovechar los recursos obtenidos en la ronda de inversión, evita gestionarlo de manera ineficiente. Tengamos en cuenta que, si bien las rondas de financiación nos han servido para obtener los recursos que necesitábamos, ya en otro post te explicamos cómo invertir estos recursos.

Y para finalizar, recuerda que los inversores siempre serán quisquillosos, esto es positivo para ambas partes. Cuando finalmente logras asegurar la financiación, demuestras un nivel de confianza en tu producto o servicio que solo el apoyo de amigos y familiares no transmite. Si te interesa que evaluemos tu startup para un posible financiamiento haz click aquí.

COMPARTIR

About Jose Mirt

Más temas de interés

Uncategorized

3 razones para crear una startup tecnológica

Uncategorized

4 criterios que los inversionistas consideran para evaluar una startup

Uncategorized

¿Qué hace una startup con el dinero de los inversionistas?

back to top